Este blog está dedicado al jabón casero, artesanal y natural. Después de meses de practicar y perfeccionar esta afición ya no tan nueva, me he decidido a compartir lo que sé y a enseñaros los resultados...

jueves, 26 de febrero de 2009

CÓMO SE HACE EL JABÓN ARTESANAL

Si te ha picado el gusanillo de elaborar tu propio jabón en casa, para ti y para tu familia, te preguntarás cómo se hace. Quizás hayas visto algunos de estos jabones, hayas hojeado algún libro sobre el tema o buscado en Internet...y habrás visto jabones muy diferentes.
El jabón casero, principalmente, se puede dividir en dos categorías que son muy diferentes y que, curiosamente, no tienen casi nada que ver la una con la otra. El jabón de glicerina, translúcido y muy vistoso, se hace simplemente fundiendo una base de jabón con glicerina y añadiéndole diversos aditamentos; este jabón es el más fácil de elaborar (aquí tienes un paso a paso), pero no lo encontrarás en este blog más que en esta entrada. Quien "hace" jabón de glicerina ciertamente no lo "elabora", sino que se limita a fundir y embellecer una base ya existente. Muchas veces, incluso, se hace a partir de pastillas de jabón de  glicerina compradas en el supermercado que, por muy suaves que puedan ser, no dejan de tener ingredientes no naturales.
La otra gran categoría de jabones caseros, que sí encontrarás en este blog de manera exclusiva, es el jabón de sosa. ¿Sosaaaaa????, os preguntaréis si no estás iniciados en el tema, ¿No será la sosa cáustica?
Pues...sí, es la sosa cáustica, con todos sus peligros y con todas sus maravillas. Sin  sosa no hay jabón; con ella, las grasas y aceites se transforman en una pastilla suave y benéfica. ¿Pero la sosa no es química? , me preguntan muchas personas. ¿No es eso malo? No hay que cansarse de aclararlo: sí, claro, la sosa es química, es NaOH, tal como el agua es H2O, ni más ni menos. Y si la sosa en estado puro (combinada precisamente con el agua) puede hacer mucho daño, con las debidas precauciones no representa tal peligro al hacer jabón...y éste, una vez "curado" (porque el jabón es como el queso o el vino, tiene que reposar) ha experimentado un proceso de saponificación  gracias al cual la sosa...ya no puede hacernos daño. La mezcla que vertimos en nuestro molde hace semanas ya es jabón.
Si queréis, podéis verme en acción haciendo jabón de sosa, si lo leéis con la intención de probar después, por favor leed atentamente y seguid al pie de la letra las instrucciones y sobre todo las medidas de seguridad.
Y bueno...bienvenidos a este apasionante mundo del jaboneo! Animaos a elaborar....o al menos a usar jabón artesanal casero...completamente natural.

7 comentarios:

  1. es fantastiico megusta el jabon casero
    LO ADORO

    ResponderEliminar
  2. felicitaciones,tambien me encanta hacer jabon,asi como lo haces tu,a partir de sosa caustica.
    un abrazo.
    NURY de ortega.
    nunybuo@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar
  3. felcitaciones muy bueno su proyecto sigue adelante

    ResponderEliminar
  4. felicitaciones es muy bueno su proyecto sigue adelante

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo y yo tenemos piel atopica, y usamos jabones y cremas emolientes comerciales, me gustaria poder hacer el de avena que tienes en un Blog, podrias explicarmelo, y se podria hacer en gel? Gracias!!!! gurkola@gmail.com

    ResponderEliminar
  6. aaron de la rocha reyes24 de marzo de 2010, 17:54

    graciaspero qienceis bos

    ResponderEliminar

Si quieres comentar algo...